Reflexiona sobre esto por un momento conmigo:

Si percibes tristeza, no significa que sea tuya.

Si percibes la falta de amabilidad, no significa que está en ti.

Si percibes la codicia, no te hace codicioso.

Si percibes culpa, no significa que eres culpable.

Si percibes carencia, eso no significa que tengas que carecer.

Si percibes sufrimiento, eso no significa que tengas que sufrir.

Todas las cosas que percibes todavía son una elección en cuanto a si las invitas a tu realidad.

Entonces, ¿qué pasa si tomas la decisión de solo invitar a tu realidad las energías, personas y creaciones que crearán la vida que realmente deseas?

Cuando percibas ALEGRÍA, pregunta cómo tener más alegría.

Cuando percibas POSIBILIDAD, pide invitar a más posibilidades.

Cuando percibas AMABILIDAD, elige SER MÁS AMABLE.

Cuando percibas RECIBIR, pregunta cómo puedes aumentar tu disposición a recibir.

Es solo una elección. La mejor parte de eso es … ¡QUE TÚ ELIJAS PARA ELEGIR!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s